Manifiesto ver. 0.1

Posted on 6 febrero, 2018

0



Y el ángel del señor vino a mí, arrebatándome de mi lugar de sueño. Y me llevó a lo alto, y aún más alto hasta que nos movimos a los espacios entre el aire mismo. Y él me trajo a las vastas tierras de cultivo de nuestro propio Medio Oeste.
Y a medida que descendimos, gritos de inminente perdición se levantaron del suelo. Mil, no, un millón de voces llenas de miedo. Y el terror me poseyó entonces

Y le supliqué: “Ángel del Señor, ¿qué son estos gritos torturados?”

Y el ángel me dijo: “¡Estos son los gritos de las zanahorias, los gritos de las zanahorias! Verá, reverendo Maynard, mañana es el día de la cosecha y para ellos es el holocausto”.

Y salté de mi sueño empapado en sudor como las lágrimas de un millón de hermanos aterrorizados y rugí, “¡Escúchenme ahora, he visto la luz! ¡Ellos tienen conciencia, tienen una vida, tienen alma! ¡Maldito! ¡los conejos usan lentes! ¡Salva a nuestros hermanos! “

Anuncios
Posted in: Slovos